martes, 15 de octubre de 2019


... Aprendí a ver el problema de cara y afrontarlo, mirándolo a los ojos ...

Carmen

Me llamo Carmen, me diagnosticaron cáncer con 50 años. Tengo estoma definitivo y lo cuido como mi tesoro más preciado.

Recuerdo; tras la colonoscopia cuando el médico me dijo que me tenían que operar.

Días mas tarde, ya sentada en la consulta, oí decir mi nombre por el interfono hablaban desde el servicio de quimioterapia y radioterapia para darme cita.

Sentí que el mundo se abría a mis pies,

El impacto fue brutal.

A ello, le siguieron 28 sesiones de radioterapia y quimioterapia en pastillas.

Ya ingresada, en esos fríos momentos encontré a Pedro mi estomaterapeuta me hablo del estoma, del cuidado y manejo de la bolsa. Pero sobre todo, su cercanía me hizo sentir que no estaba sola. Siempre me recibía con una sonrisa y un fuerte abrazo. Las largas charlas que manteníamos me ayudaron, convirtiéndose en un gran amigo.

El 29 de julio del 2014 fue la intervención, con seis horas de quirofano.

Llego el momento de la quimioterapia intravenosa y de nuevo las pastillas.

En la primera sesión de la quimioterapia intravenosa sentía crepitar las plantas de los pies y también ampollas, que me dificultaban el caminar. Pedro me recomendó los bastones nórdicos y se convirtieron en mis aliados y ahora en una forma de vida.

En la segunda sesión me cambiaron la dosis y aún así, a las pocas horas las manos se me quedaron en forma de garra. Duró 20 minutos.

El impacto fue demoledor.

En la tercera sesión, al contar lo sucedido me dijo que la quimioterapia intravenosa se termino. Que seguiría solo con las pastillas.

Paso el tiempo y llego el día que me dijeron que estaba curada.

Pero pasar por algo así, no sale gratis. Te enseña y yo siempre quise aprender de lo que aconteció.

Desde entonces el 29 de julio lo celebro como fecha importante en mi vida.

Desde ésta fecha, al día de hoy. Habiendo puesto distancia y haciendo balance de lo sucedido. Marcada por un cáncer y más fuerte por su sabiduría.

Lo primero, con lo que me enfrento fue la aceptación de todo lo que sucedió.

Que no existe la marcha atrás. Que lo que ves, es lo que hay.

Aprendí a ver el problema de cara y afrontarlo, mirándolo a los ojos.

Esto, es tan solo lo referido a la enfermedad. Pero es que ademas hay una vida una nueva oportunidad que la aprecias mas intensamente.

Lo aprendido, se hacia indispensable llevarlo a la practica. A mi nueva oportunidad,

El cáncer, esa temida palabra que te quita una vida, pero al mismo tiempo te da, te da la capacidad de entender la vida de manera diferente.

El cáncer me corto las alas.

Me cambio, de una manera muy fuerte internamente y también cambio mi vida tal y como la conocía.

Me retiro de un trabajo como profesional sanitario y de una vida que ahora me doy cuenta de lo mas o menos monótona que pudo llegar a ser corriendo de un lado a otro.

Me puso delante de otra que que tenía 24 horas libres al día por 365 días de un año mas otro y otro mas.....mucho tiempo.

Hecho que marcaba la diferencia entre un pasado y un presente.

Un pasado, es eso, pasado.

Ahora tenía un un presente que prometía un futuro.

Esta nueva travesía iba ligada directamente con las personas de esa parte de mi vida que había llegado a ser monótona.

Aun, me parece increíble el cambio que siento hoy.

Si para mi, ese cambio fue grande a una parte de ese entorno le fue difícil de ver y menos de sentir ni comprender de la misma manera. Por lo que no fue sencillo para ninguna de las dos partes.

De repente afrontar los problemas y la vida de manera diferente choca.

Lo que aprendí a causa de mi enfermedad lo lleve a la practica “a mi oportunidad”.

Haciendo las paces con ese pasado. Perdonándome mis errores y perdonando.

Porque vivir del pasado, no tenía futuro.

Imagino que tener al lado a alguien que a sufrido tanto cambio tras el cáncer no es fácil. Bien por que no sepan como actuar o por su vuelta a la rutina.

Lo cierto, es que eche de menos una frase “¿como estas?,¿como se enfrenta ahora la vida?.¿que se siente?”.

Hay una verdad universal tras el cáncer la vida continua y se vuelve a establecer otra rutina.

Tu, ya has cambiado, lo vivido te lleva a crear nuevos valores.

Para establecer esas bases, hice un trabajo de desarrollo personal que me ayudo a comprender mi pasado enfrentarme a mi presente y así esperar ese futuro.

También, sentí la necesidad de escribir y contar todo lo que llevaba dentro, que era mucho, me apunte a un taller de escritura creativa.

Fueron dos experiencias enriquecedoras de las cuales me siento muy orgullosa,

Junto al deporte forman mi día a día y así camino con paso firme, hacia ese futuro que me espera.

Por que solo yo, tengo la capacidad de moldear mi presente a mi gusto, dándole color y recibir lo bueno de la vida.

Para mi, la actitud positiva ante los desafíos que nos llegan, es la clave.



Historias Personales

2018

Mª Victoria (Madrid)

... con unas ganas de vivir inmensas, más que antes …

Continuar leyendo

Montse (Salamanca)

... hoy lloré de alegría...

Continuar leyendo

Carmen (Bilbao)

... Aprendía ver el problema de cara y afrontarlo, mirándolo a los ojos...

Continuar leyendo

Rafael V. P. (Yecla)

... la bolsa fue el único medio para salvarme, que le debo la vida al estoma ...

Continuar leyendo

Olga M. G. (Cartagena)

... Mi reto es hacer kayak y remo por el mar menor ...

Continuar leyendo

Marta M. (Cambrils)

... Las historias que salen bien merecen ser contadas...

Continuar leyendo

Loly G.

... hago Pilates y Yoga, voy a la piscina, además de andar una hora diaria ...

Continuar leyendo

Arantxa M. (Córdoba)

... El mejor trofeo para un guerrero, es la vida...

Continuar leyendo

Mere (Valladolid)

...empecé a aceptar los grandes cambios que se habían producido en mi vida....

Continuar leyendo































































2017

Aitziber (Bilbao)

...Las limitaciones están en nuestra cabeza...

Continuar leyendo

Alberto R. (Cantabria)

...El buceo hace que no piense en la enfermedad. Todo empezó a ir mejor...

Continuar leyendo

José María U. (Bilbao)

.… lleno de esperanza e ilusión y llevando una vida totalmente plena y normalizada ...

Continuar leyendo

Liamar (Madrid)

... En definitiva, la bolsa me ha devuelto la vida...      

Continuar leyendo

Yolanda F. (Mallorca)

...mi vida está completa, viajo, vivo, pinto y algo que no he dejado de hacer nunca...

Continuar leyendo

María M. (Cuenca)

…la colostomía no era un obstáculo para hacer lo que más me gusta que es trabajar con niños.

Continuar leyendo

Lola G. (Barcelona)

Me ha devuelto un calidad de vida y una autonomía que no me atrevía ni a soñar

Continuar leyendo

Mariano A. (Las Palmas)

Siempre decía –para atrás, ni para coger carrerilla-y así fue...

Continuar leyendo

Fernándo R. (Santander)

En mi vida cotidiana, no tendría que privarme de ninguna actividad de las que venía...

Continuar leyendo

José María P. (Cartagena)

Lo voy superando y constituye una rutina más en mi vida.

Continuar leyendo

José V. (Barcelona)

Busco nuevos retos deportivos para demostrarme a mí mismo y los demás...

Continuar leyendo

Mª Ángeles L. (Quart)

La verdad es que me quede pronto embarazada y todo fue perfecto.

Continuar leyendo

Yoshua P. (Alicante)

Fortalecer la mente y junto a ella vuestra capacidad de superación.

Continuar leyendo

David M. (Madrid)

Vivir más la vida y disfrutarla poco a poco, al fin y al cabo, volví a nacer.

Continuar leyendo

Ángel C. (Cartagena)

Decidí matricularme en la universidad de mayores...

Continuar leyendo

Claudia S. (Madrid)

Me pusieron la bolsa y la llevé bastante bien. Me fui a Menorca, Londres, a esquiar...

Continuar leyendo

Zaira B. (Alicante)

Cumplí 1 de tantos sueños que he cumplido, al mes, con mi traje de reina...

Continuar leyendo

Patricia G. F. (León)

La ileostomía no me ha quitado de hacer
nada.

Continuar leyendo

María Yolanda F. (Cáceres)

Si se lucha por seguir, se consigue algo increíble...

Continuar leyendo

Bárbara S. (Cartagena)

Una ostomia no es el fin es el comienzo.
 

Continuar leyendo

José M. (Alcalá Guadaíra)

Me decían que era una locura irme de mochilero por toda Europa en tren...

Continuar leyendo

Miguel E. (Toledo)

Lo importante es estar activo y tener la mente ocupada...que la cabeza ...

Continuar leyendo

Carlos M. (Salamanca)

Seguir para adelante sin complejo alguno...
 

Continuar leyendo

Ángela G. (Valencia)

...Cuéntalo porque pasarlo dos veces sola es peor.

Continuar leyendo

Conchi (Tenerife)

Soy feliz, puedo hacer muchísimas cosas que antes no hacía.

Continuar leyendo

Montse G. (Barcelona)

Tenemos que pensar que estamos vivos y el hecho de llevar una ostomía...

Continuar leyendo

Pilar M. (Madrid)

“Si tiene solución no te preocupes y si no la tiene para qué preocuparte”.

Continuar leyendo

Victoria H. (Madrid)

“Lo conseguí”...

Continuar leyendo

Lina G. (Madrid)

Hay muchas vidas dentro de una sola vida y merece la pena vivirlas...

Continuar leyendo