lunes, 3 de agosto de 2020


Lo voy superando y constituye una rutina más en mi vida.

José María P.

Me llamo José y tengo 63 años. Me intervinieron en Junio/2013 de un carcinoma de recto, a 2/3 del ano, muy localizado y que, en principio, no encerraba ninguna dificultad para su extirpación. La cosa se complicó por un error del cirujano y me tuvieron que operar de urgencia tres veces más, en los primeros días de Julio de ese año. Lo que hubiera sido cuestión de unos quince días, se convirtió en una estancia de casi sesenta días, la mayor parte en la UCI del Hospital de la seguridad social Santa Lucia, de Cartagena. Al final, salí adelante gracias al tesón y atenciones de la cirujana jefa de la UCI y de otras, aparte de las enfermeras que también me prestaron toda su atención. Tuve que asistir, tras el alta el 30 de agosto, a sesiones de rehabilitación para recuperar la funcionalidad de mis piernas, cuya musculatura se había atrofiado debido al largo tiempo encamado. No tuvieron que darme sesiones de radio ni quimioterapia. En Diciembre/2014 me cerraron la ileostomía y me tuvieron que dejar la colostomía de manera permanente, porque la cirujana que me hace las revisiones periódicas, todas satisfactorias hasta el momento, no me aconsejó la restitución del tramo de colon re seccionado, por sus dimensiones y el consiguiente peligro que entrañaba para mi vida. La misma cirujana me derivó a la enfermera de Ostomías del hospital, porque me dijo y aconsejó que aprendiera con ella a hacerme irrigaciones cada 2 ó 3 días para evacuar las heces y que ello supondría dejar de llevar bolsa y solamente cubrir el estoma con un apósito especial, tras cada irrigación, que me haría el tema mucho más llevadero . Actualmente, he conseguido irrigarme cada 3 días (antes cada 2) y portar un cubre estomas, aunque a veces necesito ponerme bolsa tras la irrigación para evitar pérdidas indeseadas y al día siguiente me pongo el cubre estomas. Continúo pasando revisiones periódicas (analíticas, colonoscopias y TAC) de manera satisfactoria.

Confieso que todo esto me afectó mucho al principio, psicológicamente, pero gracias a Dios, considero que lo voy superando y constituye una rutina más en mi vida. Quisiera aportar, para quién le pueda servir, la manera que tengo para irrigarme cada 3 días: Me compré en ortopedia un gotero de dos brazos con ruedas, para poder colgar cómodamente las bolsas de irrigación. Y para dejar de cerrar con la pinza que lleva la bolsa larga que se acopla al estoma durante cada irrigación y que luego tendría que vaciar en el WC, con las molestias que ello supone, me compré una papelera cerrada muy alta y la adapté, mediante un corte semicircular, a la silla dónde habitualmente me siento para las irrigaciones, con lo cual elimino la pinza de la bolsa que recoge los vaciados, al caer directamente en la papelera, que posteriormente limpio muy bien con lejía. Evito de esa manera accidentes indeseados (me ocurrían a menudo) al ir a vaciar al WC la bolsa de irrigación. Me lleva cada vez, entre una y dos horas, cada irrigación completa, dependiendo creo de lo estreñido que vaya, pues como actualmente de todo, excepto picantes, alcohol, etc. Es obvio que importa mucho nuestra hidratación diaria, aunque confieso que, a veces, la descuido bastante.

En resumen, esta viene siendo mi experiencia y procuro llevarla con la mayor naturalidad posible, asumiéndolo como un hábito cotidiano más. No obstante, consultaré los foros y el "rincón del experto" por si encuentro otras sugerencias. Muchas gracias y a vivir la vida con alegría y optimismo.

Un saludo.

José María P.  Cartagena
¿Te ha inspirado esta historia ?
! Dale tu voto para que sea el Great Comebacks del año !



Historias Personales

2018

Mª Victoria (Madrid)

... con unas ganas de vivir inmensas, más que antes …

Continuar leyendo

Montse (Salamanca)

... hoy lloré de alegría...

Continuar leyendo

Carmen (Bilbao)

... Aprendía ver el problema de cara y afrontarlo, mirándolo a los ojos...

Continuar leyendo

Rafael V. P. (Yecla)

... la bolsa fue el único medio para salvarme, que le debo la vida al estoma ...

Continuar leyendo

Olga M. G. (Cartagena)

... Mi reto es hacer kayak y remo por el mar menor ...

Continuar leyendo

Marta M. (Cambrils)

... Las historias que salen bien merecen ser contadas...

Continuar leyendo

Loly G.

... hago Pilates y Yoga, voy a la piscina, además de andar una hora diaria ...

Continuar leyendo

Arantxa M. (Córdoba)

... El mejor trofeo para un guerrero, es la vida...

Continuar leyendo

Mere (Valladolid)

...empecé a aceptar los grandes cambios que se habían producido en mi vida....

Continuar leyendo































































2017

Aitziber (Bilbao)

...Las limitaciones están en nuestra cabeza...

Continuar leyendo

Alberto R. (Cantabria)

...El buceo hace que no piense en la enfermedad. Todo empezó a ir mejor...

Continuar leyendo

José María U. (Bilbao)

.… lleno de esperanza e ilusión y llevando una vida totalmente plena y normalizada ...

Continuar leyendo

Liamar (Madrid)

... En definitiva, la bolsa me ha devuelto la vida...      

Continuar leyendo

Yolanda F. (Mallorca)

...mi vida está completa, viajo, vivo, pinto y algo que no he dejado de hacer nunca...

Continuar leyendo

María M. (Cuenca)

…la colostomía no era un obstáculo para hacer lo que más me gusta que es trabajar con niños.

Continuar leyendo

Lola G. (Barcelona)

Me ha devuelto un calidad de vida y una autonomía que no me atrevía ni a soñar

Continuar leyendo

Mariano A. (Las Palmas)

Siempre decía –para atrás, ni para coger carrerilla-y así fue...

Continuar leyendo

Fernándo R. (Santander)

En mi vida cotidiana, no tendría que privarme de ninguna actividad de las que venía...

Continuar leyendo

José María P. (Cartagena)

Lo voy superando y constituye una rutina más en mi vida.

Continuar leyendo

José V. (Barcelona)

Busco nuevos retos deportivos para demostrarme a mí mismo y los demás...

Continuar leyendo

Mª Ángeles L. (Quart)

La verdad es que me quede pronto embarazada y todo fue perfecto.

Continuar leyendo

Yoshua P. (Alicante)

Fortalecer la mente y junto a ella vuestra capacidad de superación.

Continuar leyendo

David M. (Madrid)

Vivir más la vida y disfrutarla poco a poco, al fin y al cabo, volví a nacer.

Continuar leyendo

Ángel C. (Cartagena)

Decidí matricularme en la universidad de mayores...

Continuar leyendo

Claudia S. (Madrid)

Me pusieron la bolsa y la llevé bastante bien. Me fui a Menorca, Londres, a esquiar...

Continuar leyendo

Zaira B. (Alicante)

Cumplí 1 de tantos sueños que he cumplido, al mes, con mi traje de reina...

Continuar leyendo

Patricia G. F. (León)

La ileostomía no me ha quitado de hacer
nada.

Continuar leyendo

María Yolanda F. (Cáceres)

Si se lucha por seguir, se consigue algo increíble...

Continuar leyendo

Bárbara S. (Cartagena)

Una ostomia no es el fin es el comienzo.
 

Continuar leyendo

José M. (Alcalá Guadaíra)

Me decían que era una locura irme de mochilero por toda Europa en tren...

Continuar leyendo

Miguel E. (Toledo)

Lo importante es estar activo y tener la mente ocupada...que la cabeza ...

Continuar leyendo

Carlos M. (Salamanca)

Seguir para adelante sin complejo alguno...
 

Continuar leyendo

Ángela G. (Valencia)

...Cuéntalo porque pasarlo dos veces sola es peor.

Continuar leyendo

Conchi (Tenerife)

Soy feliz, puedo hacer muchísimas cosas que antes no hacía.

Continuar leyendo

Montse G. (Barcelona)

Tenemos que pensar que estamos vivos y el hecho de llevar una ostomía...

Continuar leyendo

Pilar M. (Madrid)

“Si tiene solución no te preocupes y si no la tiene para qué preocuparte”.

Continuar leyendo

Victoria H. (Madrid)

“Lo conseguí”...

Continuar leyendo

Lina G. (Madrid)

Hay muchas vidas dentro de una sola vida y merece la pena vivirlas...

Continuar leyendo