lunes, 3 de agosto de 2020


… lleno de esperanza e ilusión y llevando una vida totalmente plena y normalizada...

José María U. Bilbao

Incluso la noche más oscura terminará con la salida del sol. Víctor Hugo.

Me llamo José Mª Uriarte (Txema),tengo 56 años y resido en la renacida ciudad de Bilbao, soy profesor de adolescentes, !!!UFF¡¡¡, y corría el mes de julio de 2016, recién estrenadas las merecidas vacaciones, cuando recibí la noticia. Las pruebas realizadas habían dado positivo y era el dueño, amo y señor de un adenocarcicoma de recto, pero volvamos hacia atrás en el tiempo. Hace cuatro años que el sistema de salud público del País Vaco (Osakidetza en adelante) a propuesta del Consejo Asesor del Cáncer de Euskadi, decidió poner en marcha El Programa de Cribado de Cáncer Colorrectal (PCCR), test inmunoquímico de detección de Sangre Oculta en Heces dirigido a mujeres y hombres entre los 50-69 años. Dos años atrás llevé a cabo mi primera prueba de cribado resultando ser negativa. En junio del 2016 me tocó llevarla a cabo por segunda vez y allí que la hice con toda mi pachorra visto el negativo de dos años atrás, pero mira por donde, recibí la inquietante noticia de que la prueba había dado positivo y que me tenía que presentar en mi ambulatorio lo antes posible. Así lo hice, no sin cierta congoja, me intentaron tranquilizar aseverando que la mayoría de positivos quedaban en nada. Me explicaron los pasos a dar y las pruebas a realizar y sí, ya conocéis el resultado. En presencia de mi mujer y mi hijo se nos informa por parte del cirujano, Jesús Mª Gómez Zabala, de la naturaleza maligna de la enfermedad, de la extensión de la misma y de cuál sería el proceso a seguir a partir de ese día: someterme a un primer periodo de quimio y radio para después ser intervenido. En la intervención extirparían el recto en su totalidad, se me practicaría una colostomía irreversible y terminaríamos con un nuevo periodo de quimio de cuatro meses y medio, y todo ello con sus periodos de recuperación correspondientes, un año en total. Se nos vino el mundo encima, en cuestión de minutos nuestras vidas habían dado un vuelco total, no sabíamos cómo reaccionar ni qué hacer, el silencio era abrumador, caminábamos sin rumbo y sin dirigirnos palabra, cada uno rumiando como podía la noticia recién recibida, de repente, comenzamos a llorar, no sé ni importa quién empezó, lo realmente importante es que fue la primera y última vez que lloramos.

Hicimos piña, analizamos la situación y nos conjuramos en salir juntos y unidos de esta situación, apoyándonos los unos a los otros y no dejando que nadie cayera en el desánimo, y así hicimos nuestra la máxima de Richard E. Grant: “Nunca te rindas. Solo tienes una vida. Ve a por ella”. El día 28 de agosto, y después de haber realizado todas las pruebas pertinentes, empecé con los cuarenta y cinco días de quimio y radio previos a la intervención quirúrgica a la que debía de someterme. A pesar de que esta primera etapa fue durilla “gracias” a la radio, la superamos con nota con los ánimos y cuidados continuos de mi mujer y de mis hijos, unos auténticos campeones. Llego un periodo de descanso de dos meses, durante el cual conocí a una persona que debido a sus conocimientos, vitalidad y esfuerzo iba a ser, y aún lo es, muy importante en mi proceso de curación tanto física como mental y no es otro que el estomaterapeuta, Pedro García Alonso. Él es mi referente en cuanto a los ánimos, al estoma, la bolsa que debo llevar, así como al sistema de irrigación que pondremos en marcha durante el mes de septiembre, volveré a referirme más adelante sobre este gran profesional, ya amigo. El 12 de diciembre tuve que ingresar en el pabellón Jado del Hospital Universitario de Basurto, Bilbao. Al día siguiente, martes y trece, iba a ser intervenido. La intervención fue llevada a cabo por un equipo capitaneado por el cirujano Jesús Mª Gómez Zabala y asistida por el robot Da Vinci.Para los profesionales y la familia fueron ocho largas y duras horas de exitosa intervención. Llegó el periodo postoperatorio, en este periodo pude comprobar la profesionalidad del equipo sanitario capitaneado por Mº Jesús, ¡qué profesionales! Recibí un trato, tanto profesional como humano sensacionales, gracias de todo corazón. Aquí vuelve a aparecer Pedro, el estomaterapeuta, sus visitas diarias derrochando vitalidad, amén de las enseñanzas y consejos, eran un soplo de aire fresco y esperanza ¿Qué haríamos sin ti? Profundizando en agradecimientos ¿Qué decir de Txus, el cirujano, que estuvo y está en este proceso desde el inicio? GRACIAS POR TODO. Pasados diez días, ¡aquí también la clavaste, Txus!, recibí el alta hospitalaria y pude celebrar las Navidades en casa con los míos. Pasado el periodo de recuperación tuve que empezar con la segunda tanda de quimio, tratamiento que duró cuatro meses y medio y aquí conocí a otra gran profesional, la oncóloga, M.Teresa Pérez Hoyos “Nany”, que completa el círculo de grandes profesionales que me atendieron y me atienden. GRACIAS a ti también, “Nany”. Este último periodo se hizo largo pero llevadero. Terminada la quimio y realizadas las pruebas precisas, “Nany” me dio la mejor noticia del último año ¡estaba curado! ¡Qué momento! ¡Vaya subidón! Y ahí me encuentro, a la espera de mi primera revisión de seis meses, lleno de esperanza e ilusión y llevando una vida totalmente plena y normalizada.

No quiero terminar sin destacar la importancia de la criba, a mí me salvó la vida y animo a Osakidetza y a todos los servicios de salud pública a que sigan con este tipo de programas preventivos. GRACIAS. Dedicado a todos los profesionales de los pabellones JADO y AZTARAIN del Hospital Universitario de Basurto

 

¿Te ha inspirado esta historia ?
! Dale tu voto para que sea el Great Comebacks del año !



Historias Personales

2018

Mª Victoria (Madrid)

... con unas ganas de vivir inmensas, más que antes …

Continuar leyendo

Montse (Salamanca)

... hoy lloré de alegría...

Continuar leyendo

Carmen (Bilbao)

... Aprendía ver el problema de cara y afrontarlo, mirándolo a los ojos...

Continuar leyendo

Rafael V. P. (Yecla)

... la bolsa fue el único medio para salvarme, que le debo la vida al estoma ...

Continuar leyendo

Olga M. G. (Cartagena)

... Mi reto es hacer kayak y remo por el mar menor ...

Continuar leyendo

Marta M. (Cambrils)

... Las historias que salen bien merecen ser contadas...

Continuar leyendo

Loly G.

... hago Pilates y Yoga, voy a la piscina, además de andar una hora diaria ...

Continuar leyendo

Arantxa M. (Córdoba)

... El mejor trofeo para un guerrero, es la vida...

Continuar leyendo

Mere (Valladolid)

...empecé a aceptar los grandes cambios que se habían producido en mi vida....

Continuar leyendo































































2017

Aitziber (Bilbao)

...Las limitaciones están en nuestra cabeza...

Continuar leyendo

Alberto R. (Cantabria)

...El buceo hace que no piense en la enfermedad. Todo empezó a ir mejor...

Continuar leyendo

José María U. (Bilbao)

.… lleno de esperanza e ilusión y llevando una vida totalmente plena y normalizada ...

Continuar leyendo

Liamar (Madrid)

... En definitiva, la bolsa me ha devuelto la vida...      

Continuar leyendo

Yolanda F. (Mallorca)

...mi vida está completa, viajo, vivo, pinto y algo que no he dejado de hacer nunca...

Continuar leyendo

María M. (Cuenca)

…la colostomía no era un obstáculo para hacer lo que más me gusta que es trabajar con niños.

Continuar leyendo

Lola G. (Barcelona)

Me ha devuelto un calidad de vida y una autonomía que no me atrevía ni a soñar

Continuar leyendo

Mariano A. (Las Palmas)

Siempre decía –para atrás, ni para coger carrerilla-y así fue...

Continuar leyendo

Fernándo R. (Santander)

En mi vida cotidiana, no tendría que privarme de ninguna actividad de las que venía...

Continuar leyendo

José María P. (Cartagena)

Lo voy superando y constituye una rutina más en mi vida.

Continuar leyendo

José V. (Barcelona)

Busco nuevos retos deportivos para demostrarme a mí mismo y los demás...

Continuar leyendo

Mª Ángeles L. (Quart)

La verdad es que me quede pronto embarazada y todo fue perfecto.

Continuar leyendo

Yoshua P. (Alicante)

Fortalecer la mente y junto a ella vuestra capacidad de superación.

Continuar leyendo

David M. (Madrid)

Vivir más la vida y disfrutarla poco a poco, al fin y al cabo, volví a nacer.

Continuar leyendo

Ángel C. (Cartagena)

Decidí matricularme en la universidad de mayores...

Continuar leyendo

Claudia S. (Madrid)

Me pusieron la bolsa y la llevé bastante bien. Me fui a Menorca, Londres, a esquiar...

Continuar leyendo

Zaira B. (Alicante)

Cumplí 1 de tantos sueños que he cumplido, al mes, con mi traje de reina...

Continuar leyendo

Patricia G. F. (León)

La ileostomía no me ha quitado de hacer
nada.

Continuar leyendo

María Yolanda F. (Cáceres)

Si se lucha por seguir, se consigue algo increíble...

Continuar leyendo

Bárbara S. (Cartagena)

Una ostomia no es el fin es el comienzo.
 

Continuar leyendo

José M. (Alcalá Guadaíra)

Me decían que era una locura irme de mochilero por toda Europa en tren...

Continuar leyendo

Miguel E. (Toledo)

Lo importante es estar activo y tener la mente ocupada...que la cabeza ...

Continuar leyendo

Carlos M. (Salamanca)

Seguir para adelante sin complejo alguno...
 

Continuar leyendo

Ángela G. (Valencia)

...Cuéntalo porque pasarlo dos veces sola es peor.

Continuar leyendo

Conchi (Tenerife)

Soy feliz, puedo hacer muchísimas cosas que antes no hacía.

Continuar leyendo

Montse G. (Barcelona)

Tenemos que pensar que estamos vivos y el hecho de llevar una ostomía...

Continuar leyendo

Pilar M. (Madrid)

“Si tiene solución no te preocupes y si no la tiene para qué preocuparte”.

Continuar leyendo

Victoria H. (Madrid)

“Lo conseguí”...

Continuar leyendo

Lina G. (Madrid)

Hay muchas vidas dentro de una sola vida y merece la pena vivirlas...

Continuar leyendo